Historia de la selección

española de basket

Parte III - 2015

  En el podio con el Rey

 

EUROBASKET Croacia-Letonia-Alemania-FRANCIA'2015

 

Aunque la sede inicial del Eurobasket iba a ser Ucrania, la gravísima situación de este país provocó que FIBA Europa cambiara de idea, distribuyendo la organización en cuatro países distintos: Croacia, Letonia, Alemania y Francia.

Una competición que en esta edición contaba con nada menos que 24 participantes y para el que habían confirmado su presencia estrellas del nivel del francés Tony Parker, el alemán Dirk Nowitzki y el español Pau Gasol.

Precisamente en la selección entrenada de nuevo por Sergio Scariolo, tras el frustrante paso por el banco del inexperto Juan Antonio Orenga, se concentraban muchas de las principales bajas del torneo.

 

Abrazo Pau y Scariolo

 

Y es que sin Ricki Rubio, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro, Marc Gasol, Serge Ibaka e incluso Alex Abrines, que podía haber tenido cierto protagonismo, España perdía enteros de forma considerable pese a los refuerzos de Pau Ribas y Nikola Mirotic, en la primera convocatoria de ambos con la selección absoluta.

El primero acababa de cerrar su fichaje con el FC Barcelona tras dos años fantásticos en el Valencia Basket, con quien había contribuido activamente a la obtención del tercer título europeo de los taronja.

 

Pau Ribas

 

El hispano-montenegrino, por su parte, había completado su primer año en la NBA, jugando junto a Pau Gasol en los Chicago Bulls y mostrando apenas un atisbo de lo que puede llegar a ser en el futuro. Los problemas físicos de Ibaka y la escasa sintonía de éste con Scariolo propiciaron que al fin diera el salto a la absoluta, algo por lo que muchos aficionados llevaban años suspirando.

 

Nikola Mirotic

 

En cualquier caso, la ÑBA, cariñoso apelativo con el que se conoce a nuestra selección en los últimos tiempos, había de disputar toda la primera fase en la sede alemana de Berlín, dentro de un grupo realmente duro con la subcampeona mundial Serbia, la rocosa Turquía que nos había derrotado en los dos últimos enfrentamientos oficiales, la siempre difícil Italia y la Alemania de un Nowitzki que afrontaba probablemente su último gran torneo con su selección.

Y la cosa no pudo empezar peor, ya que en nuestro durísimo debut contra la Serbia entrenada por Djordjevic, los nuestros se estrellaban contra el muro balcánico que forman los Teodosic, Stefan Markovic, Bjelica, Raduljica y Nedovic. Fue un duelo con escaso acierto exterior de los españoles, ya que únicamente el debutante Pau Ribas anotó 3/5 en triples mientras el resto del equipo se marcaba un descorazonador 0/14. No obstante, España cimentó sus primeras ventajas en su juego interior hasta marcharse 21-9. El lanzamiento lejano de Serbia y su juego con dos pívots abiertos fue torciendo el choque y sólo un enorme último cuarto de Pau Gasol permitió recortar desde el 50-62 hasta un apretado 70-71. De ahí, al final, España no volvió a anotar y los subcampeones del mundo acabaron ganando 70-80.

 

Derrota vs Serbia

 

Los de Scariolo lo enmendaron en el partido siguiente frente a la Turquía de Ilyasova, que se nos venía atragantando en los últimos tiempos. Esta vez la historia fue diferente y los españoles arrollaron hasta dominar por 34 puntos de margen aunque finalmente el resultado se maquillara en el 104-77 que reflejó el marcador definitivo. Pau Gasol seguía marcando un altísimo ritmo, ya que en esta ocasión anotó 21 puntos y capturó 7 rebotes.

La inquietud, sin embargo, regresaría en el tercer encuentro. En un partido nefasto desde el punto de vista defensivo, la selección permitía que el juego exterior italiano nos triturara. Los 29  puntos de Gallinari y los 27 de Belinelli, con 7/9 en triples tuvieron más peso que los 34 que logró anotar Pau Gasol. La derrota por 98-105 contra Italia ponía muy cuesta arriba la clasificación para octavos y obligaba a España a ganar ineludiblemente los dos encuentros restantes.

Sin completar un gran encuentro, se logró el objetivo de ganar a Islandia por un meridiano 99-73 aunque la prueba de fuego llegaba en el último encuentro de la primera fase frente al anfitrión de nuestro grupo, la irregular Alemania de Dirk Nowitzki y Tibor Pleiss.

España disputó un encuentro notable y llegó 66-73 a menos de dos minutos del final pero los nervios de los últimos minutos nos llevaron a una situación en la que el base alemán de los Atlanta Hawks Dennis Schröder, el mejor jugador del partido y autor de 26 puntos, tuvo tres tiros libres para forzar la prórroga a falta de tres segundos. Afortunadamente falló el último de ellos, otorgando la victoria a la selección de Scariolo. Sergio Rodríguez, 19 puntos, Pau Gasol, 16 tantos y once rebotes y Sergio Llull, 14 tantos, con cuatro vitales tiros libres dentro de los últimos 30 segundos, fueron los puntales del equipo español y los artífices de pase a cuartos aunque fuese con demasiados apuros.

 

Gasol vs Nowitzki

 

Con la tranquilidad de haber logrado al menos la clasificación para los cruces, España se enfrentó en octavos de final con Polonia, un equipo que durante décadas nos tuvo tomada la medida pero que en los últimos tiempos se haya muy por debajo del nivel de nuestro basket. Aún así, los polacos vendieron cara su derrota y Pau Gasol tuvo que batir un récord personal para allanar el camino. Así, el mayor de los Gasol anotó 6 de 7 en triples, marca personal tanto en clubs como en la selección pues la anterior eran 4 ante Alemania en 2001. Ello le permitió irse a los 30 puntos e imponerse a Polonia, aunque fuera sin excesivo brillo, ante el hostil público de Lille. El madridista Slaughter anotó 9 para los polacos.

En cuartos esperaba la poderosa Grecia de Calathes, Spanoulis, Printezis, Koufos, Bourousis, Zisis y la nueva sensación Antekounmpo. Invictos en el campeonato hasta ese momento, los de Fotis Katsikaris doblarían sorprendentemente la rodilla ante los “Bulls” Pau Gasol, 27 puntos y Mirotic, 18 aunque de nuevo se estuvo a punto de tirar todo por la borda en los últimos dos minutos, a los que se había llegado con un tranquilizador 68-61. Un final de partido pésimamente gestionado acabó deparando un angustioso 73-71 pero finalmente España logró clasificarse para sus novenas semifinales europeas consecutivas.

En ellas nada menos que Francia, verdugo de nuestra selección en los cuartos de final del Mundobasket del año anterior, en un certamen en el que éramos nosotros los anfitriones. Pero en esta ocasión, por si no fuera suficiente con el potencial de los galos, la selección francesa estaba reforzada no sólo por Tony Parker sino por una grada repleta con 27.000 espectadores particularmente hostiles contra España, en lo que se convirtió en el récord de asistencia a un partido de baloncesto en todo el continente europeo.

Y de récord estuvo Pau Gasol, anotando la friolera de 40 puntos a sus treinta y cinco años de edad aunque a punto estuvo de no bastar pues España fue a remolque durante la mayor parte del choque y, en los últimos segundos, dos controvertidas jugadas (una a favor de cada equipo) en las que los árbitros se inhibieron pudieron haber decantado la balanza hacia uno u otro lado. Finalmente hubo prórroga y en ella los de Scariolo acabaron imponiéndose brillantemente por un marcador definitivo de 75-80.

 

Pau machaca a Francia

 

Lituania, que dio también la sorpresa en la otra semifinal eliminando a Serbia, después de haber hecho lo propio en cuartos de final frente a Italia, sería nuestro rival en la final, con la de 2003 en la mente de todos y, por encima de cualquier otro, la de un Pau Gasol con ganas de revancha por aquella primera final con la selección que se le escapó en Suecia.

Para disgusto del público francés y lituano, hermanado para la ocasión, España firmaría un partido primoroso en el que mandó desde el pitido inicial y en el que nunca dejó que Lituania se acercara demasiado.

El resultado final, 80-63, suponía el tercer entorchado continental para España, que hasta 2009 no había ganado nunca un Eurobasket y ahora lleva tres de los cuatro últimos disputados. Un hito sólo al alcance de potencias ya desaparecidas como las antiguas URSS y Yugoslavia.

Era algo imprevisible antes del campeonato por las ausencias del combinado español y también por el poderío de Francia, Serbia o Grecia pero este Europeo se convirtió en el de la confirmación de Mirotic y de Pau Ribas y en él nuestra selección estuvo amparada por el estado de gracia de Pau Gasol, MVP del torneo, que en la final anotó otros 25 puntos y capturó 12 rebotes.  Kalnietis y Seibutis fueron de los pocos que se salvaron en Lituania, en la que Valenciunas estuvo solamente discreto.

 

Pau Gasol MVP

 

En los días posteriores, un bloguero francés de pocas luces intentó manchar el buen nombre de Gasol, insinuando majaderías sin fundamento como si la selección gala no tuviese jugadores en la NBA sujetos a la misma laxa normativa antidopaje.

Lo peor fue que la prensa francesa diera cobertura a esta serie de bulos absurdos que no demostraban otra cosa que pura y simple impotencia ante el fracaso de su selección. Por lo demás, la prensa continental se mostró unánime en su loa al juego de España en conjunto y de Pau como mejor jugador del evento.

 

Portadas de los campeones

 

Otros jugadores, además de Gasol, Mirotic y Ribas, también firmaron un gran campeonato como un Felipe Reyes que afortunadamente dio marcha atrás en su retirada del combinado nacional, un Víctor Claver que por fin dio lo que durante tanto tiempo se ha esperado de él (defensa, rebote, intimidación y puntualmente también anotación), los también madridistas Sergio Llull y Sergio Rodríguez, que empezaron francamente mal y acabaron rayando a gran nivel, el siempre cumplidor Fernando San Emeterio en el verano de su fichaje por Valencia Basket tras muchos años en Baskonia y los descarados Willy Hernangómez y Guillem Vives, que parecen apuntarse al futuro inmediato de la selección.

 

Victor Claver

 

Muy menguado por las lesiones, que en lugar de ir a menos fueron empeorando a lo largo del Europeo, no fue el verano de un Rudi Fernández que cumplió hasta donde pudo y más testimonial fue el papel de Pablo Aguilar, reciente fichaje del Herbalife Gran Canaria.

El premio añadido al título europeo, como si fuese necesario alguno más, fue la clasificación directa para los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, en el que puede ser campeonato de despedida para muchos primeros espadas de nuestro ba-lon-ces-to.

Y es que los Gasol, Reyes, Navarro (ausente esta vez por lesión) y compañía son los responsables de haber obtenido 1 medalla de Oro Mundial, 3 medallas de Oro Europeas, 2 Medallas de Plata Olímpicas, otras 2 medallas de Plata Europeas y 2 Bronces también Europeos sólo desde 2001.

La racha en las semifinales europeas se había iniciado dos años antes, en 1999, con una selección que todavía comandaba Alberto Herreros. Desde entonces, 9 participaciones en el Eurobasket se han saldado con 3 Oros, 3 Platas, 2 Bronces y únicamente el borrón del cuarto puesto  del Eurobasket 2005 en Serbia y Montenegro, del que estuvo ausente Pau Gasol, por cierto.

 

 

 

 

 

 

HISTORIA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-8/63-historia-de-la-seleccion-espanola-de-basket-i

HISTORIA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-8/64-historia-de-la-seleccion-espanola-de-basket-parte-ii

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar