Historia de la selección

 

española de basket

 

Parte I - Hasta 2010

 

Los angeles 84

 

La selección española de basket ha sido, desde hace muchos años, un referente del deporte español, a la que tradicionalmente se comparaba con la de fútbol, saliendo siempre victoriosa en dicha comparación.

Afortunadamente, el momento actual no puede ser más glorioso para ambas selecciones, ya que los dos combinados son los vigentes Campeones del Mundo y de Europa. Casi nada…

Sin embargo, a pocas horas de que dé comienzo el Mundobasket de Turquía se hace necesario, a mi entender, dar un somero repaso a lo que ha sido nuestra historia reciente, en un intento de aclarar quiénes somos, de dónde venimos y cuáles son nuestras expectativas reales.

 

NUESTROS COMIENZOS

 

Dejando al margen la esporádica –aunque destacada- presencia en la prehistórica final del Eurobasket Suiza’1935, en la que fuimos derrotados por Letonia tras haber apeado previamente a Bélgica y Checoslovaquia, lo cierto es que la Historia de la Selección Española Moderna no comienza hasta 1973.

En el cuarto de siglo transcurrido entre ese 1935 y 1959, España sólo participó en la fase final de un evento internacional: concretamente, en el Mundobasket Argentina’1950, en el que fuimos décimos tras perder los cuatro encuentros que disputamos.

Luego, nuestra presencia se fue haciendo habitual en las fases finales europeas (donde solíamos oscilar entre los puestos 7º y 15º) pero nuestra presencia en los Juegos Olímpicos seguía siendo una rareza: fuimos 15º en Roma’1960, 7º en México’1978 y 11º en Munich’1972, estando ausentes de todas las ediciones del Mundobasket hasta 1974 (con excepción de aquella participación argentina de la que hablábamos).

En 1973 tuvo lugar nuestro primer éxito internacional relevante, cuando alcanzamos la final del Eurobasket en un certamen en el que oficiamos de anfitriones. Después de derrotar a Bulgaria, Italia y Grecia en la primera fase (donde sólo nos derrotó Yugoslavia), logramos la proeza de eliminar a la Unión Soviética de Sergei Belov en semifinales (80-76). Era nuestra primera victoria en partido oficial contra los soviéticos. Luego volvimos a perder, como en la primera fase, ante los plavi en la finalísima (62-76). Los yugoslavos contaban con estrellas del calibre de Dalipagic, Kosic y Slavnic.

En este primer combinado español de la era moderna que rozó la gloria y que ya entrenaba Antonio Díaz-Miguel (seleccionador nacional desde 1965) había figuras de la talla de Buscató (que se retiró de la selección tras la final), Rullán, Santillana, Sagi Vela, Vicente Ramos, Carmelo Cabrera, Estrada y los estadounidenses nacionalizados Wayne Brabender y Clifford Luyk.

 

ESPAÑA BUSCA SU LUGAR EN LA ELITE

 

Sólo un año después, en 1974, la selección española tomó parte en el Mundobasket de Puerto Rico, donde obtuvo una meritoria 5ª plaza, si bien es cierto que perdió 4 de sus 5 encuentros en la Ronda Final (sólo pudimos con Brasil).

Un cuarto puesto en los Eurobasket de Yugoslavia’1975 y Checoslovaquia’1981 enmarcan nuestro destacadísimo 4º puesto en los JJ.OO de Moscú’1980, aunque se trató de unos Juegos algo descafeinados por el boicot de Estados Unidos.

 

EL LUSTRO MÁGICO

 

En 1983 da comienzo un espectacular período en el que España alcanzaría cotas desconocidas hasta ese momento en el basket nacional.

Tras apear por un solo punto (con canasta ganadora de Epi) a la poderosa URSS en la semifinal de Nantes, España se proclamaba subcampeona europea en el Eurobasket Francia’1983, cediendo ante la Italia de Dino Meneghin, Antonello Riva, Vilalta, Bonamico y compañía. En dicho torneo pudimos al fin derrotar, por primera vez en partido oficial, a Yugoslavia (91-90 en un final agónico).

 

Corbalan de España vs Tkachenko de la URSS

 

Un año después, tocábamos nuestro techo al conseguir la medalla de Plata en los JJ.OO. Los Angeles’1984, después de haber ganado todos los partidos excepto los dos que nos enfrentaron a la USA de Michael Jordan y Pat Ewing y dejando por el camino, entre otros, a la Yugoslavia de los hermanos Petrovic (Drazen y Alexander) y de Dalipagic.

Entre los héroes olímpicos, bajo la tutela una vez más de Díaz-Miguel, destacaban Corbalán, Solozábal, Fernando Martín, Fernando Arcega o López-Iturriaga.

 

FinalJJOOLosAngeles84

 

Un tropiezo inesperado contra la veterana Checoslovaquia en la semifinal del Eurobasket Alemania’85 (95-98) nos privó de repetir final por tercer año consecutivo tras una participación en la que habíamos dejado claro nuestro potencial superando de nuevo a la URSS (99-92) y barriendo en semifinales a los anfitriones teutones (98-83).

Otra derrota con la que no contábamos –contra la Brasil de Óscar Schdmit (72-86)- nos abocó a un partido a cara o cruz contra los soviéticos liderados por Sabonis en la segunda fase del Mundobasket España’1986 y finalmente sólo pudimos ser quintos.

 

Sabonis contra España

 

La URSS sería de nuevo nuestro verdugo un año después, al derrotarnos con contundencia en las semifinales del Eurobasket Grecia’1987 (96-113). Curiosamente, España fue la única selección que derrotó a los anfitriones helenos (106-89), que acabarían proclamándose campeones frente a los propios soviéticos de la mano de un Nikos Gallis esplendoroso.

 

LA TRAVESÍA DEL DESIERTO

 

Desde 1988 hasta 1998, España atraviesa una larguísima etapa de indefinición, presentando equipos teóricamente competitivos pero que siempre tropiezan en el partido decisivo o en el momento de la verdad. En esta época es cuando más se la asimila a la selección de fútbol, que por aquel entonces acumulaba un fracaso tras otro.

En toda una década sólo cabe destacar la medalla de Bronce obtenida en el Eurobasket Italia’1991, tras derrotar a Francia por 101-83 en la final de consolación, en la que por cierto Antonio Martín anotó 26 puntos mientras Jordi Villacampa hacía 25.

Entre los fracasos más sonados se encuentran la eliminación en los JJ.OO. de Seúl’88 ante la sorprendente Australia (fuimos 8º), la mala actuación en el Mundobasket de Argentina donde sólo alcanzamos la 10ª plaza, el lamentable papel desempeñado en los JJ.OO. de Barcelona’1992, perdiendo 4 de los 5 partidos de la primera fase (con “Angolazo” incluido) o el ridículo sufrido ante China, que nos apeó también en la primera fase del Mundobasket Canadá’1994.

El fracaso de 1992, por cierto, propició la marcha de Antonio Díaz Miguel, seleccionador casi perenne que permaneció en el cargo durante casi tres décadas (un récord en el deporte mundial) y que dejaba el cargo tras 431 partidos dirigidos al combinado nacional.

 

Antonio Diaz Miguel

 

En los Europeos, mientras tanto, flirteábamos con las semifinales pero solíamos estar abonados al 5º puesto, sufriendo el llamado “síndrome de los cuartos de final”.

 

1999, UN AÑO DECISIVO

 

En ese destacado año ocurrieron dos cosas que estaban llamadas a cambiar la Historia de nuestro baloncesto.

Por un lado, en el Eurobasket de Francia’1999, la suerte y el orgullo se aliaron para alcanzar la segunda fase gracias a la honestidad deportiva de los galos, que ganaron in extremis a Eslovenia un encuentro en el que no se jugaba nada pero que a nosotros nos franqueaba el paso. Yugoslavia, como de costumbre, se había dejado llevar una vez lograda su clasificación y con ellos no podíamos contar pues es sabido que el “fair play” nunca ha sido la bandera de los plavi en este tipo de situaciones.

España también tuvo que poner su granito de arena, derrotando a la poderosa Rusia gracias al buen hacer del base Nacho Rodilla, que desafió las órdenes de Lolo Sainz para ganar “a su manera” (72-69) pero la casta la pusieron todos.

 

Rodilla con la seleccion

 

En esa segunda fase dimos la grandísima sorpresa del certamen eliminando en cuartos de final (74-72) a la todopoderosa Lituania de los Jasikevicius, Stombergas, Zukauskas, Adomaitis, Karnisovas y Einikis, a la que además regresaba Sabonis, por lo que eran favoritos al oro. De hecho, los bálticos ya habían logrado liderar su difícil grupo frente a Italia, Turquía, Alemania, Croacia y la República Checa. La victoria hispana sorprendió a todos y se basó en un juego espectacular y efectivo como no se recordaba en nuestra selección. Ignacio De Miguel desquició a Sabonis y Herreros anotó 28 puntos (acabaría proclamándose máximo anotador del torneo, galardón nunca antes alcanzado por un cestista español).

Tras la machada, hasta nos permitimos ganar con suficiencia a la Francia de Rigaudeau, Digbeu, Abdul Wahad, Sonko, Foirest y compañía (70-63) aunque los locales nos habían superado ampliamente en la primera fase (57-74). No fue una gran forma de agradecerles el favor de clasificarnos pero sí una enorme alegría que los italianos (con un equipazo en el que descollaban Carlton Myers, Fucka, Basile, Bonora y Abbio entre otros) cortarían de raíz en la final. La segunda que nos ganaban.

 

Eurobasket 1999

 

Pero ese 1999 sería muy importante no sólo por nuestra brillante participación en el Eurobasket sino porque la generación del 80 se proclamaba Campeona del Mundo Junior en Lisboa, derrotando en semifinales a Argentina (81-80 con dos tiros libres anotados por Raúl López a falta de un segundo) y en la final a la mismísima USA (94-87).

Los “Niños de Oro” como Raúl López, Carlos Cabezas, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes y Pau Gasol estaban llamados a cambiar la Historia y, por de pronto, se convertían en la primera selección española de baloncesto de cualquier categoría en alcanzar un título mundial (el colmo de la casualidad: ese mismo año, los Xavi Hernández, Iker Casillas y compañía le ganaron la final del Campeonato del Mundo de fútbol Sub’20 a Japón).

 

Mundobasket Junior 1999

 

Algunos jugadores se perderían por el camino, caso de Germán Gabriel (que fue, de lejos, uno de los mejores en Lisboa) mientras otros jugadores evolucionarían enormemente como Pau Gasol, que pese a su gran estatura sólo era un jugador más en la rotación.

 

COGIENDO CARRERILLA EN 2000

 

Antes de despegar tuvimos que sufrir el fiasco de los JJ.OO. de Sidney’2000, en los que la mala fortuna y las malas decisiones del seleccionador Javier Imbroda nos condujeron a una bochornosa 9º plaza final, con 4 derrotas en los 5 partidos de la primera fase.

Sólo ganamos a Angola en el partido inaugural para, a continuación, perder de forma consecutiva frente a Rusia, Canadá, Yugoslavia y la anfitriona Australia.

 

JJOO 2000

 

El técnico melillense renunció a convocar a un tercer base para no tener que llamar a un Nacho Rodilla al que declaró en rebeldía porque, tras haber abandonado la concentración con motivo del fallecimiento de su suegro, protestó por tener que reintegrarse a la misma a sólo 24 horas del final de dicha concentración.

La fortuna, que es veleidosa, hizo que el equipo se quedara con un solo director de juego cuando se lesionó uno de los dos bases antes incluso del primer partido.

El otro error de bulto que cometió Imbroda fue no atreverse a convocar a un Pau Gasol que comenzaba a deslumbrar.

Hay que concederle a Imbroda que su error al no ver el enorme potencial con el que ya contaba Gasol lo repitió Aito García Reneses, a la sazón entrenador del Barcelona, quien no apostó por él (tenía una ficha de juvenil aunque formaba parte del quinteto inicial azulgrana) y vio cómo un solo año después se lo arrebataba la NBA.

 

LA DÉCADA PRODIGIOSA

 

A partir de 2001 llega el despegue definitivo, de la mano de los “amigos” Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. Ellos dos tirarían de un carro en el que, además de varios de sus compañeros de generación como Felipe Reyes, otros veteranos como Carlos Jiménez aportarían su experiencia para formar un cóctel indigesto para los rivales.

En el Eurobasket Turquía’2001 se alcanzó la medalla de Bronce tras sobrevivir a un atraco deportivo frente a los anfitriones que casi nos aparta de la fase decisiva. Finalmente, tras perder en semifinales con los todavía poderosos yugoslavos (los 30 puntos de un Stojakovic que triunfaba en los Sacramento Kings pudieron más que los 22 de un gran Gasol), derrotaríamos en la final de consolación a la Alemania de Nowitzki (99-90) con 31 puntos de Pau y 27 de “la Bomba” pese a que la estrella teutona de los Dallas Maverick firmó nada menos que 43.

 

Eurobasket 2001

 

Un año después, en el Mundobasket USA’2002 fallamos en la semifinal frente a la propia Alemania, que nos derrotó 62-70 pese a que éramos grandes favoritos tras haber superado a Yugoslavia, Turquía o Brasil. Sin embargo, ello nos posibilitó para derrotar a los americanos en el partido por el 5º puesto (81-75); era la primera vez que España derrotaba a un equipo formado íntegramente por jugadores de la NBA y los 26 puntos de Navarro y 19 de Gasol (Felipe Reyes anotó otros 12) tuvieron mucho que ver.

 

Mundobasket 2002

 

En el Eurobasket Suecia’2003, España firmó otra magnífica actuación, con victorias sobre Rusia, Serbia y Montenegro (una vez escindida la antigua Yugoslavia) o la mismísima Italia en una tensa semifinal (81-79) en la que remontamos 11 puntos ante Bulleri y los suyos pero esta vez sería la Lituania de Jasikevicius, Siskauskas, Songaila, Slanina, Zukauskas y Stombergas quien nos privó por quinta vez de conseguir el título. No fueron suficientes los 36 puntos de Gasol para una selección a la que seguía faltando subir el último peldaño.

 

Eurobasket 2003

 

Una sola derrota (94-102) en los cuartos de final de los JJ.OO. de Atenas’2004 –frente a una USA a la que dos derrotas inesperadas habían colocado cuarta de su grupo- nos condenó a una injusta 7ª plaza, haciendo baldío el 5 de 5 logrado en la primera fase, incluyendo victorias contra las dos selecciones que alcanzarían la final de los Juegos: Argentina e Italia.

Un año después, en el Eurobasket de Serbia y Montenegro’2005, España hubo de sobreponerse a la ausencia de Pau Gasol en el certamen, donde el catalán ofició de comentarista para televisión. Ello permitió la presencia de un Fran Vázquez que años después renunciaría a la selección por considerarse segundo plato. Se ganó a la selección local con brillantez (89-70) y se superó con muchas dificultades (y cierta ayuda arbitral que propició la prórroga) a la Croacia entrenada por Neven Spahija (quien luego hizo campeones a Tau Vitoria Baskonia y Power Electronics Valencia). En semifinales, en cambio, se volvió a caer ante la Alemania de Nowitzki (73-74) pero, al menos, se alcanzó un 4º puesto final que nos clasificaba para Japón. A propósito, Francia nos arrasó en la lucha por el bronce (68-98).

 

Fran Vezquez frente a Croacia Euro 2005

 

En el Mundobasket Japón’2006 llegaría el aldabonazo definitivo para nuestra selección, con la consecución del TÍTULO MUNDIAL. Los “Niños de Oro”, al fin, habían reeditado en la absoluta sus logros de categorías inferiores. Un equipo cuajado de jugadores NBA, unos que ya estaban allí y otros que estaban haciendo las maletas para desembarcar en ella (Pau Gasol, Marc Gasol, Jorge Garbajosa, Raúl López, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro) obligaban a rebautizar a la selección como ÑBA y nos llevaban a la cima. Tras superar a cuantos rivales salieron al paso –Alemania, Serbia o Lituania, entre otros-, los nuestros se sobrepusieron a la grave lesión de Pau Gasol en las postrimerías de la semifinal contra la Argentina de Scola y Nocioni a la que se ganó por un agónico 75-74 y a continuación obtuvo el Oro de forma contundente (71-47) frente a la Grecia de los Papaloukas, Spanoulis o Schortsianitis, que habían sido capaces de eliminar en semifinales a la USA de Wade, Lebron, Odom o Carmelo Anthony. El de Sant Boi fue designado Mejor Jugador del Torneo a pesar de perderse la final.

 

Mundobasket 2006

 

Un año después, en el Eurobasket España’2007 se esperaba que los nuestros hicieran doblete y ganaran por fin el esquivo título que se nos había escapado hasta en cinco ocasiones pero, por desgracia y aunque se cumplieron las expectativas llegando a la final (pese al tropiezo con Croacia en la primera fase y los apuros pasados en una durísima semifinal contra la Grecia de Sapanoulis), se cayó en ella (59-60) por sexta vez. En esta ocasión contra la sorprendente Rusia de “AK-47” Kirilenko y del estadounidense nacionalizado Holden. En el último segundo del choque, a Pau Gasol se le salió literalmente de dentro la canasta que hubiera podido ser la de la victoria.

 

Gasol tras perder oro en Eurobasket 2007

 

Repuestos del varapalo, en los JJ.OO. de Pekín’2008 España siguió con su racha ganadora, derrotando a Grecia, la anfitriona China, Alemania, Croacia (cuartos) y Lituania (semis) para alcanzar de forma brillante la final (la segunda de su Historia y primera para esta fabulosa generación de jugadores), donde sólo una USA a la que los árbitros permitieron hacer tantos pasos como desearon a lo largo del choque, impidió nuestro primer oro olímpico, por lo que tuvimos que conformarnos con la Plata por segunda vez.

 

Gasol con la plata 2008

 

Por último, en el Eurobasket de Polonia’2009 se rompió al fin el gafe y España logró el doblete que actualmente ostenta: Campeón del Mundo y Campeón de Europa. El título europeo llegó en nuestra séptima final, superando un pésimo comienzo de campeonato (con derrotas frente a Serbia y Turquía y grandes apuros frente a Gran Bretaña y Eslovenia) para terminar de forma explosiva: en los cinco últimos encuentros el margen de victoria osciló entre los 14 y los 22 puntos, dejando lo mejor para el final, la venganza frente a la joven Serbia en la finalísima por 85-63.

 

Eurobasket 2009

 

 

Y AHORA… ¿QUÉ?

 

España lleva cuatro finales disputadas en los cuatro últimos años: dos de ellas ganadas (Mundobasket 2006 y Eurobasket 2009) y otras tantas perdidas pero, sobre todo, ha alcanzado al menos las semifinales en seis de los siete últimos eventos en los que ha tomado parte (sólo quedó fuera en los desdichados cuartos de final de los JJOO de Atenas’2004). Ello nos otorga una jerarquía de la que pocos pueden presumir.

Es indiscutiblemente la mejor selección europea y puede competir de tú a tú con Argentina y Estados Unidos, los mejores equipos fuera de nuestro continente.

Sin embargo, hay varios peros que nos sitúan en una tesitura difícil de definir de cara no sólo al Mundial de Turquía sino al futuro inmediato.

La cuestión estriba entre mantenernos en la elite, conservando el nivel merced a los grandes jugadores de que disfrutamos y de los que puedan llegar por detrás (la última adquisición ha sido San Emeterio, antes fueron Ricki Rubio, Rudy Fernández o Víctor Claver) o descender un tanto de nivel siempre sin caernos (o eso espero) de los primeros puestos.

El grado de compromiso de nuestros jugadores está más que demostrado pero los de la generación del 80 han superado ya la treintena y algunos (caso de Pau Gasol) llevan casi diez años sin apenas descanso. Es lógico que piensen en cuidarse y en alargar su vida deportiva todo lo posible.

Otros como Calderón llevan dos años consecutivos perdiéndose los eventos de la selección merced a sendas lesiones.

Como contrapunto, jugadores como Fran Vázquez han tomado el relevo, otros como Ricki Rubio y Sergio Llull no dejan de crecer y otros más como San Emeterio apuntan alto pero nuestro momento actual es toda una incógnita.

Falta saber cómo reaccionamos cuando lleguen los partidos decisivos pues, aunque no faltan galones (y ahí está Navarro para demostrarlo), hemos perdido algo de potencial. Calidad no nos falta ni tampoco personalidad en el campo, estructura de juego o ambición. Sin embargo, eso puede no ser suficiente enfrentándote a algunos equipos de primera fila como los americanos.

Mi intuición personal es que tenemos opciones reales de revalidar el título y, de hecho, confío en alcanzar como mínimo las semifinales, donde ya todo es posible.

Mis dudas, sin embargo, van más dirigidas hacia los años venideros, ya que no parece segura la participación de algunos de los que son nuestras grandes estrellas. Supongo que para los JJ.OO. de Londres’2012 la participación será masiva pero hay que tener en cuenta que, para disputarlos, habrá que hacer un buen papel en el Eurobasket de 2011 y allí las dudas podrían ser mayores que las que en estos momentos arrostramos.

Me preocupa, por una parte, la política extraña y errática de la Federación Española, cuyo lamentable presidente es capaz de destituir a un seleccionador por considerarle en negociaciones con algún club (esa fue la versión oficial, que no se reflejó en el fichaje de Pepu Hernández por ningún equipo al año siguiente, pero la realidad indica que más bien se trataba de una lamentable pugna entre sponsors) y, a renglón seguida, contratar de forma sucesiva a Aito García Reneses que de hecho sí estaba en negociaciones con Unicaja, con quien firmó en cuanto terminaron los Juegos Olímpicos (es decir, que sólo fue seleccionador durante unos meses escasos) y al actual Sergio Scariolo que simultanea su club (el Khimki moscovita) con la selección.

Y de otro lado, por supuesto, las ganas que sigan teniendo nuestros mejores jugadores de enfundarse la roja cada verano para seguir acumulando glorias deportivas. Se puede morir de éxito, como bien sabemos. Ojalá no sea nuestro futuro.

 

 

 

 

 

 

 

HISTORIA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-8/64-historia-de-la-seleccion-espanola-de-basket-parte-ii

HISTORIA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-8/357-historia-de-la-seleccion-espanola-de-basket-parte-iii

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar