CENA EN EL PALACIO DE LA 

DISCORDIA

 

Un Tim Powers superlativo

 

Cena en el Palacio

 

TIM POWERS

 

            Powers nació en Buffalo (Nueva York) en 1952 y, siendo todavía niño, se trasladó con su familia a California, donde se formó realmente.

            Años después y junto a K.W. Jeter, Rudy Rucker y su buen amigo James P. Blaylock, Powers formó parte del “grupo de California” en torno a la figura del mítico Philip K. Dick, autor entre otras de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” (que dio origen al film “Blade Runner”), “Minority Report” o “A scanner Darkly”, todas ellas llevadas al cine.

            A los veintisiete años, Powers publicó su primera novela: "Esencia oscura” aunque antes habían visto la luz otros trabajos menores.

            Su mayor éxito vino de la mano de “Las puertas de Anubis", publicada en 1983 y galardonada con el prestigioso Premio Philip K Dick, que premia anualmente las mejores obras de ciencia ficción publicadas en rústica en Estados Unidos (es una forma como otra de dejar al margen a los vendedores habituales de best-sellers, que suelen publicar en tapa dura). El premio, además, homenajea a su mentor, prematuramente desaparecido el año anterior a la instauración del Premio.

            Dos años después, Tim repetiría galardón con este “Cenando en el Palacio de la Discordia” que ahora analizaremos.

            El señor Powers ha tenido innumerables reconocimientos en su carrera pero destacaría entre ellos sus dos Premios Mundiales de Fantasía por “La última partida" y “Declara”.

            Otras novelas destacadas del autor son “La fuerza de su mirada”, “Expiration Date” o “Earthquake Weather”; las dos últimas, no publicadas en España.

            A título de curiosidad, debo comentar también que Ron Gilbert ha reconocido abiertamente que, para la idea del célebre videojuego de Lucas Arts “Monkey Island”, se basó en dos referencias, la atracción "Pirates of the caribbean" del parque de atracciones DisneyWorld y la novela "En costas extrañas" de Tim Powers, donde se mezclan piratería y brujería.

 

ARGUMENTO DE LA NOVELA

 

            Gregorio Rivas es un músico de relativo éxito que toca en el local de Spink de la ciudad de Ellay. Creador de un género propio –la bala- y virtuoso intérprete de pelícano, sus canciones son tarareadas hasta en la lejana Venecia de la que dice proceder.

            En cuanto a sus letras, son tan provocadoras como extrañas, oscilando entre lo populista y lo enigmático.

            En realidad, Rivas guarda más de un secreto desde que trece años antes abandonara Ellay tras emborracharse involuntariamente y echar a perder su incipiente relación con Urania, la hija del acaudalado Barrows, quien le echó a patadas de allí.

            Los recuerdos del pelicanista, sin embargo, regresan de golpe con la aparición en el bar del viejo Barrows, quien viene a encargarle nada menos que la “redención” de Urania.

            Ello significa que la mujer ha sido captada por los escalofriantes sacerdotes jaybird, cuyo “sacramento” esclaviza la mente hasta convertir a las personas en meros despojos.

            Y es que, bajo el disfraz de músico, Rivas oculta un pasado de redentor que le llevó a ser considerado el mejor de todos ellos, gracias a su insólita condición de antiguo “birdy” fugado y también al truco que le permite recuperarse del alienante sacramento que estos proporcionan a sus acólitos.

            La misión, para la cual pide una recompensa muy por encima de las exigencias habituales, consistirá en dar con Urania antes de que ésta sea conducida más allá de los muros de la Ciudad Santa de Jaybush, en Irvine.

            Sóloel hecho de no haber podido olvidar a Urania después de tantos años impulsa a Rivas a aceptar un encargo de semejante envergadura, siendo el alto rescate exigido una mera venganza hacia Barrows.

            El camino que le espera hasta su objetivo estará lleno de espeluznantes peligros que fácilmente podrían acabar con su voluntad, con su razón… o con su vida.

 

UN MUNDO POSTAPOCALÍPTICO

 

            Muchas son las obras literarias y cinematográficas que se ubican en ambientes post-apocalípticos pero, fuera de alguna lejana reminiscencia a “La torre oscura” de Stephen King, no encuentro referentes demasiado próximos a los de esta novela, inquietante y fascinante a la vez.

            Un mundo en el que apenas sobreviven unas pocas ciudades, considerablemente alejadas entre sí y cuya fisionomía resulta tremendamente original.

            A lo largo de las inseguras rutas, los viajeros sufrirán tanto los intentos de captación de los terribles sacerdotes jaybird -los cuales suelen utilizar a grupos de jóvenes que se acercan amistosamente a los incautos y sorben su voluntad-, como los violentos y letales asaltos de los ululantes, unos mutantes que han suplido las antiguas motocicletas por bicicletas asombrosamente veloces.

            La forma de captación de los seguidores de Jaybush recuerda un poco al estilo de ciertas sectas actuales que incluso utilizan el reclamo sexual, forzando “encuentros” en charlas y coloquios, tras los cuales más de uno acaba sucumbiendo ante el atractivo físico del “señuelo vivo” utilizado por la secta en cuestión.

            Resulta interesante, por otra parte, la escenografía literaria creada por Powers alrededor de estas sectas de jaybirds: sus peculiares ceremonias, la aterradora experiencia del sacramento y el peculiar estado en que quedan los adeptos una vez han pasado por dicha experiencia:

            - Estar "birdy”, por ejemplo, es la expresión con la que se define a quienes permanecen alelados, atraídos como por un imán hacia las concentraciones de su secta y recitando poco menos que como autómatas sus principios fundamentales.

            - Estar “ido”, por el contrario, consiste en haber llegado al último estadio de degradación del intelecto, lo cual lleva aparejada una decadencia física extrema que desemboca en una muerte miserable.

            También resulta interesante, desde un punto de vista más folklórico, la existencia de bailes propios del tiempo que viven los personajes –“bala”, “paso de insecto” o “tenacilla”- o de instrumentos imaginarios como el pelícano que toca el protagonista.

            Un tiempo, por cierto, en el que parecen escasear los empleos normales y por el que pululan traficantes de “Sangre” o de “chicas birdy” (a estos últimos se les denomina, con buen criterio, “chulos”) y otros malhechores que se dedican a robar a quienes se dedican a unas y otras actividades.

            Con el fin de aclarar algunos conceptos, comento varios asuntos acerca de este extraño mundo:

            - La “Sangre” veneciana es una droga particularmente virulenta cuyos efectos son tan demoledores para la psique humana como el propio Sacramento jaybird.

            - Las “chicas birdy” son las alienadas muchachas captadas por los sacerdotes de esa peligrosa secta pero en ocasiones son secuestradas por traficantes que las emplean en la prostitución, lo cual no contribuye precisamente a mejorar su ya precaria situación.

            - La moneda adopta la forma del alcohol, de modo que un “vasito” viene a ser una fracción (unos céntimos, por tanto) del “coñac Moneda” o “Moneda Barrows”.

            - Compartir la bebida es, por tanto, la forma máxima de generosidad y abre alguna que otra puerta cuando se es mal recibido.

 

EL PALACIO DE LA DISCORDIA

 

            Por si os estáis preguntando –que imagino que sí- a qué hace alusión el título de la novela, reproduzco un significativo pasaje de la misma que, además, resulta muy clarificador acerca de sus postulados:

            Una persona que tuviera mucho dinero y supiera cuidarse sola podía probar algunos placeres sorprendentes, según se decía, en las habitaciones situadas sobre la zona portuaria y los bares de los canales...

            Rivas había oído historias sobre "galerías de aspiración", donde uno podía estrangular hasta la muerte a personas voluntarias, motivadas frecuentemente, pero no siempre, por el dinero que después se pagaría a sus familiasde "establecimientos mutantes"burdeles cuyas pupilas tenían deformaciones físicas eróticas; de restaurantes de marisco mutantecuyos clientes más antiguos tenían que ser guiados al interior con cierta dificultad, pues acababan ciegos, putrefactos y confinados en acuarios con ruedas... pero ansiosos por devorar otra comida mortífera y fabulosamente caraY, por supuestohabía oído comentar en susurros la quintaesencia de los clubes nocturnos de los condenados, el lugar sobre el que no había dos historias que coincidieran, pero todas atribuían un glamour horrible y venenoso al recinto llamado Palacio de la Discordia.

            En dicho lugar, mítico pero temible, de la ciudad de Venecia (“la ciudad hermana”, como la denominan los partidarios de Jaybush) tendrá lugar el desenlace de la historia.

            Un desenlace que, como podéis imaginar, no desvelaré aunque sí puedo deciros que tanto la malsana atmósfera de la ciudad de Venecia como el inquietante aspecto de muchos sus moradores –algunos de ellos ciertamente espeluznantes- quedan amplificados de forma notable al traspasar el umbral del Palacio.

 

LOS PERSONAJES

 

            Al estilo de una superproducción de Hollywood, la novela nos presenta básicamente a un protagonista rodeado de otros personajes “menores” que se alinean en su favor o en su contra a lo largo de la historia pero que acaban siendo poco menos que parte del paisaje.

            GREG RIVAS es, por tanto, el indiscutible héroe de la función. Aparentemente ególatra, bebedor y taciturno, Rivas se revelará durante su espeluznante aventura como un hombre valeroso aunque vulnerable, cínico pero también sensible ante la injusticia que sufren los más débiles.

            Su honestidad será puesta a prueba hasta puntos extremos y en más de un momento tendrá que oponer su integridad física y psicológica a los dictados de su corazón.

            Que un hombre endurecido por la vida y por sus traumáticas experiencias sea capaz de arriesgar lo poco que tiene (un empleo fijo, acceso razonable a la bebida y hasta cierta celebridad) a cambio del incierto destino de una mujer con la que no tiene contacto desde hace más de una década puede parecer demasiado romántico pero nuestro héroe pronto demostrará ser capaz de eso y de mucho más.

            Otros personajes secundarios con incidencia relevante en la trama (pero, en todos los casos, una presencia poco constante cuando no episódica) serán:

            - Joe Montecruz.- El prometido de Urania, un tipo de los que no suelen aceptar un “no” como respuesta. Su poco atractivo aspecto motivará cierto insulto por parte de Greg que bien podría tener consecuencias en el futuro.

            - Irwin Barrows.- El anciano padre de Urania es lo suficientemente poderoso en la zona de Ellay como para que su coñac ponga nombre a la Moneda local. Taimado y resentido, su mayor preocupación consiste en que Urania, en caso de llegar a ser salvada, quiera escaparse con Rivas.

            - Hermana Sue.- Una de las mejores captadoras para la fe jaybird gracias a sus dotes interpretativas y a su atractivo físico, su empeño será tan grande como sus habilidades, lo que Greg comprobará en sus propias carnes.

            - Hermana Windchime.- Otra “chica birdy” -en este caso secuestrada por un grupo de “chulos” que pretenden explotar la belleza de sus piernas con fines poco edificantes- se cruzará en el camino del héroe. En este caso, la influencia de Greg sobre ella será más significativa, dado el menor grado de sumisión que la “hermana” siente hacia su fe.

            - Lisa.- Una prostituta a la que Rivas salvó literalmente la vida años atrás será su único contacto en Venecia. Sin llegar a ser la típica y tópica “dama del amor” de corazón proverbialmente generoso, la deuda moral contraída con Greg la convertirá en poco menos que eso.

            - Jaybush.- Hablar significativamente de él sería desvelar el epicentro tanto de la trama como de su desenlace pero bastará con decir que se trata del líder espiritual de los jaybird aunque los sacerdotes sean tan títeres para él como los ciudadanos de a pie. En cualquier caso, fenómenos como los idos que “hablan en lenguas”, los extraños fantasmas vampíricos que obedecen al nombre de “hemoglobins” o las “pocalocas”,  resultado de sus brutales depredaciones, sólo serán comprendidas cuando se desvele la naturaleza de Jaybush.

 

¿CIENCIA FICCIÓN O FANTASÍA?

 

            Los frecuentes cambios de registro y temática de Powers hacen difícil encasillarle, si bien sus novelas se mueven con frecuencia por un terreno intermedio entre la ciencia-ficción y la fantasía.

            Sin embargo, el costumbrismo y la recreación histórica se unen a los viajes en el tiempo en “Las puertas de Anubis” y ello contrasta enormemente con el universo mutante, religioso y cósmico de “Cena en el Palacio de la Discordia” o la mezcla imposible y sorprendente de piratería, brujería ¡¡¡¡y vudú!!!! de “En costas extrañas”.

            E, invariablemente, Powers se despacha con una maestría genuina que su mentor Philip K Dick intuyó desde el principio y que le convierten en uno de los autores de género fantástico más espectaculares de nuestro tiempo.

            En todo caso, y tal como encabezaba este apartado, existe en la actualidad una cierta controversia en torno a la diferenciación de géneros y el autor que ahora tratamos bien podría utilizarse como ejemplo de lo difícil que resulta tal diferenciación.

            Suele hablarse, en términos generales, de fantasía cuando el autor elucubra sin base real, apelando sencillamente a la magia o a la imaginación mientras que la ciencia ficción intentaría justificar ese mismo elemento fantástico (o no real) en base a hipótesis pretendidamente científicas: un contexto futurista (y, por tanto, no evidenciable en este momento), un desarrollo hiperbólico de algún procedimiento actualmente incipiente o un simple viaje en el tiempo vestiría de tecnología lo que los autores fantásticos muestran sin ningún disfraz.

            Si aceptamos estas premisas como la base de la diferenciación veremos que es muy tenue cuando no inexistente. Hoy por hoy, un viaje en el tiempo resulta tan imposible como la conversión de un lingote de plomo en oro por parte de un alquimista medieval.

            Y si aplicamos la diferenciación sobre el caso concreto de Tim Powers, la cosa todavía empeora;

            - En “Las puertas de Anubis”, el protagonista realiza un viaje en el tiempo justificado de forma más o menos científica pero, durante su estancia en el Londres del XVIII, tienen lugar acontecimientos que no se explican más que con la magia (las divisiones de los ka egipcios, el usurpador de cuerpos, etc.).

            - En “Cena en el Palacio de la Discordia” se nos muestra un hipotético futuro tras lo que podría haber sido la Tercera Guerra Mundial. En la población resultante menudean los mutantes (posible efecto secundario de las radiaciones) y también las confesiones postapocalípticas pero la figura de Jaybush rompe toda convención científica y hasta ahí puedo leer…

 

ENLACES A ALGUNOS DE LOS MÁS PRESTIGIOSOS GALARDONES

 

            Me ha parecido interesante echar un vistazo a los sitios web que recogen el palmarés de los mejores certámenes de Literatura Fantástica y de Ciencia Ficción.

            En ellos, junto a Powers, he encontrado algunos nombres tan esperables como el del propio Philip K Dick, tan significativos como el de JK Rowlings (autora de la saga de Harry Potter) o tan sorprendentes como el de Haruki Murakami (“Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”).

            En todo caso, aquí dejo unos enlaces que espero puedan resultar útiles si,se pretende bucear en el mundo de los géneros emparentados con el fantástico.

Premio Mundial de Fantasía (pulsando sobre cada año se pueden ver los nombres y obras finalistas y vencedores en cada edición):

http://www.worldfantasy.org/awards/

Premios Locus de Ciencia Ficción

http://www.ciencia-ficcion.com/premios/locus/locu2010.htm

Premios Philip K Dick

http://www.philipkdick.com/links_pkdaward.html

Premios Hugo (uno de los pocos que no ha conseguido Tim Powers):

http://www.lecturalia.com/premio-literario/hug/premio-hugo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar